30 de mayo de 2017

San Martín y las Logias


Clicar en la foto para ampliar

Sinopsis:

Lautaro empezó como un Triángulo creado por Alvear, San Martín y Zapiola, entre otros, para influir en los medios públicos, políticos y militares y concretar su objetivo: Lautaro aludía explícitamente al indio araucano que se opuso a la dominación extranjera y simbólicamente a la expedición a Chile. Los Hermanos, que así se llamaban entre ellos, utilizaban en su correspondencia el símbolo de la cadena de unión, abreviaturas y la firma acompañada por los tres puntos. Adoptaron signos, fórmulas, grados y juramentos de tipo masónico.

Sin duda eran masones, iniciados en Logias como la de Cádiz, y a partir de estas, según el testimonio documental del general Tomás de Iriarte, fueron montando una red de logias operativas en ciudades clave para servir a sus propósitos de emancipación colonial, aunque las divergencias de los estudiosos sobre la calidad masónica de estas logias y algunos de sus miembros continúa.

WGT Ediciones, Buenos Aires, 2017.

Fragmentos:

Para los festejos del Centenario de Mayo, la revista masónica La Cadena de Unión, en su ejemplar del Año XVIII, Época 2ª, Buenos Aires, Junio-Julio de 1910, publicará el ensayo La organización masónica en la independencia americana, extenso artículo de Emilio Gouchón, que, como ya señalé, fue uno de los Grandes Maestres de un sector de las diversas masonerías de la época.

El texto también es reproducido por la popular revista Caras y Caretas, pero en una edición ilustrada. Aquí se presenta la versión previa del cuadro de la Logia Lautaro trabajando en grado de aprendiz, pero con sutiles diferencias; por ejemplo, la distribución de las sombras en el recinto, la decoración de los mandiles que en esta primera versión se ven todos blancos y despojados de cualquier simbología y, destacándose en primer plano, la figura, ahora sí inconfundible, de Matías Zapiola, con sus rasgos mucho más nítidos y precisos (foto 2).

Sin duda el ilustrador era muy hábil para captar detalles y seguir indicaciones o era simplemente masón, ya que en páginas posteriores dibuja con notable precisión a otros masones saludándose con sus característicos signos y toques.

El siguiente cuadro colgaba en el Templo mayor del Gran Oriente Federal Argentino-G.O.F.A. en 1936. Versión que representa a los componentes de la primera Logia Lautaro en 1812 con mandiles de maestros, trabajando en grado de aprendiz, publicada por la revista Verbum, Año II, Nº 19, 1º de marzo de 1936.

 Clicar en la foto para ampliar

Esta otra versión representa a los componentes de la primera Logia Lautaro en 1812 con mandiles de compañeros, trabajando en grado de aprendiz, según el ejemplar original de la revista Caras y Caretas de 1910. 

Clicar en la foto para ampliar

*

¿Valencia, Roque Pérez o San Martín? Aquí un documento reciente (1939), con otra versión de los hechos históricos y que presenta notables inexactitudes, si se coteja con la correspondencia original de las partes (Supremos Consejos y Grandes Orientes de Valencia y Roque Pérez), dada a conocer por la familia Victory a principios de la década de 1870 y publicada en el volumen "Rebelión en las Logias: Masonería, mitos e historia" (WGT Ediciones, Buenos Aires, 2014).

Este documento fue publicado por la Gran Logia de la Masonería Argentina del Rito Escocés Antiguo y Aceptado y reproducido junto a otros en el libro "San Martín y las Logias" (WGT Ediciones, Buenos Aires, 2017).





*

Algunas de las notables ilustraciones publicadas por la popular revista Caras y Caretas a principios del siglo XX junto a otros dibujos y el ensayo de Emilio Gouchón: "La organización masónica en la independencia americana". (Ver también La Cadena de Unión, en su ejemplar del Año XVIII, Época 2ª, Buenos Aires, Junio-Julio de 1910).






*

La organización masónica en la independencia americana de Emilio Gouchon. La Cadena de Unión, ejemplar original del Año XVIII, Época 2ª, Buenos Aires, Junio-Julio de 1910. Versión sin ilustraciones.


*

Retrato de San Martín, obra del pintor y masón Mario Argerich. Está basado en testimonios dejados por los contemporáneos del General y pesquisas históricas. Fuente de la fotografía: Revista Masónica Símbolo, Año XII, Nº 48, Buenos Aires, junio-septiembre de 1957, página 276.


*

General José de San Martín. Grabado, por R. Cooper, Londres, 1821.


*

Disposición del Triángulo base de la Logia Lautaro creada en Buenos Aires por San Martín, Alvear y Zapiola. Esta disposición fue aceptada y publicada por el Gran Oriente Federal Argentino-G.O.F.A. y por Augusto Barcia Trelles en su obra: San Martín, Venerable. Alvear, Orador, y Zapiola, Secretario.

Años después, Alcibíades Lappas, y luego Emilio J. Corbière, entre otros autores, le atribuyen la Veneratura a Alvear. Esto basándose en las encuestas de Bartolomé Mitre al ya muy anciano General Zapiola.

En esta cuestión no se pueden soslayar las disputas entre San Martín y Alvear, y la división de lealtades en las cuales este asunto derivó, concluyendo con la disolución de la primera Lautaro en 1815.

Al respecto, resulta interesante la carta del General uruguayo Enrique Martínez, muy allegado a todos ellos, que en una carta de 1853 deja constancia de que Pueyrredón fue rechazado varias veces de la Logia porteña, y que solo después del apoyo que le prestó San Martín para asumir como Director Supremo, Pueyrredón es aceptado en la nueva Logia reestructurada. La carta del General Martínez fue rescatada de los archivos uruguayos en 1912, que es la copia que actualmente tengo.

En la contratapa del primer volumen de su historia de La Masonería (1998), Emilio J. Corbière reproduce a todo color el cuadro que colgaba en el Templo mayor del Gran Oriente Federal Argentino-G.O.F.A. en 1936, calle Alsina 2028 (aún no se habían cambiado a la calle Sarmiento).

El cuadro representa a los componentes de la primera Logia Lautaro en 1812 y tenía 5 metros de largo por 3 de alto. Preside San Martín, a su izquierda Alvear (Orador), y a su derecha (Secretario), no aparece Zapiola (mezclado entre los presentes), sino Bernardo de Monteagudo.

Dicho cuadro fue reproducido por la Revista Verbum en 1936, Año II, Nº 19, 1º de marzo de aquel año. De este último ejemplar conservo el original que perteneció al investigador antimasónico Patricio J. Maguire en cuyos apuntes al margen (con lápiz), se pueden apreciar sus notas de consternación. Hasta su fallecimiento en 1993, sostuvo que San Martín no era masón. Todavía no sé si aquella confusión se debía a la mención de San Martín como masón, condición que le negaba invariablemente, o a la distribución de los miembros y dignatarios de la Logia, y, en este último caso, si conocía las discrepancias existentes entre los historiadores masónicos de las distintas vertientes. O sea, Barcia, "liberal", y Lappas, "regular".